By Carmen Gomez | 18 octubre 2020 | 0 Comments

Soluciones a la falta de productividad

El multitasking, las distracciones internas y externas, y un flujo interminable de «tareas prioritarias» pueden hacer que todos seamos menos productivos en el trabajo.

Continuas llamadas al teléfono y videollamadas, emails,…antes de que te des cuenta tu jornada habrá terminado y aún te quedaran pendientes muchas otras tareas. Pero, ¿Qué es entonces lo que te está impidiendo a rendir con todo tu potencial y sobre todo, como solucionarlo?

  • Mala comunicación:  La comunicación y la colaboración son pilares esenciales de cualquier empresa. La mala comunicación, o la falta de ella, puede convertirse en una bola de nieve en resultados negativos como problemas de confianza. Esto puede afectar drásticamente a la producción, especialmente para los empleados remotos, dado que se invierte el doble de esfuerzo en completar una sola tarea. Si bien hay muchas formas de mejorar la comunicación del equipo, el uso uniforme de un canal de comunicación de un solo equipo contribuye en gran medida a cerrar esta brecha y fomentar la confianza.

  • Multitarea: es una pérdida de tiempo y energía.  En un momento, la multitarea se consideraba el truco de productividad definitivo. Pero varios estudios demostraron que la multitarea obstaculiza la productividad. Esto se debe a que la multitarea simplemente implica cambiar rápidamente nuestra atención entre dos tareas, lo que no solo es una forma menos eficiente de completarlas, sino que también más agotadora. Si bien puede ser imposible evitar por completo la multitarea, la capacidad de concentrarse en una sola tarea durante más tiempo puede ayudar en la ejecución total de esta.

  • Mala priorización de las tareas:  A menudo, tendemos a priorizar la primera tarea que nos encontramos al empezar nuestra jornada, lo que cual es muy contraproducente. En cambio, puedes tomarte tu tiempo al comienzo de la jornada para planificar y priorizar las tareas de la semana y del día. Las múltiples posibilidades de conexión que nos ofrece el medio digital no conlleva el estar  «siempre conectados» con el aluvión constante de notificaciones de correos electrónicos, chats de mensajería instantánea y redes sociales. Esto nos hace seguir practicando más las distracciones y ser menos productivos. El tomar descansos controlados nos ayudara física y mentalmente a estar más concentrados y una mayor productividad. Si bien la era digital tiene un gran potencial para acelerar la productividad en el lugar de trabajo, también ocurre lo contrario en muchos sentidos. Dada la naturaleza del trabajo, se recurre a múltiples herramientas para llevar a cabo incluso las tareas más simples. Más herramientas significan más pestañas, y más pestañas significan una mayor posibilidad de cambiar de pestaña, lo cual es similar a realizar múltiples tareas y distraerse. Los estudios han demostrado que se necesitan al menos 20 minutos para volver a concentrarnos en una tarea después de distraernos. Por lo tanto, no sorprende que el cambio de pestaña debido a múltiples herramientas limite la productividad.

×